PODER

EVALUANDO EL IMPACTO DE PROYECTOS DE INVERSIÓN EN DERECHOS HUMANOS

PODER - Informe EIDH web - nov 2014-1

18 noviembre 2014

DESCARGAR DOCUMENTO

El objetivo de la presente investigación es establecer las buenas prácticas en la evaluación de impactos en derechos humanos (EIDH) e incorporarlas en el desarrollo de una herramienta de EIDH para el empoderamiento de comunidades afectadas por proyectos de inversión. Se busca que esta herramienta sea útil para antes, durante y al final de dichos proyectos. Adicionalmente, como sociedad civil buscamos contribuir a definir cómo las empresas deben de llevar a cabo un proceso eficaz de debida diligencia en derechos humanos para sus operaciones. Esperamos que el presente análisis sirva a comunidades, empresas y gobiernos para lograr el respeto de los derechos humanos en el contexto de proyectos de inversión en cualquier industria, privada o pública, extranjera o nacional.

Las comunidades afectadas por actividades empresariales han desarrollado una amplia gama de estrategias para hacer frente a las violaciones de derechos humanos ocasionadas por proyectos de inversión; entre ellas, encontramos estrategias jurídicas, políticas y acciones de hecho. Si bien las anteriores estrategias han tenido ciertos resultados, éstos no han sido suficientes para impedir los atropellos cometidos en contra de la población. Continúan los casos de amenazas a líderes, las desapariciones, los asesinatos, el desplazamiento y los daños al medio ambiente. Todo ello sin que los gobiernos tengan la voluntad o la capacidad para proteger a las personas de dichos agravios. Los intereses económicos prevalecen sobre el interés social y los derechos humanos, dado que el Estado está capturado en gran medida por las élites empresariales.

Desde el Proyecto sobre Organización, Desarrollo, Educación e Investigación (PODER, por sus siglas en inglés) proponemos que una herramienta de EIDH se sume al acervo de herramientas existentes a fin de complementar los mecanismos de prevención, negociación y defensa que tienen los pueblos frente a proyectos de inversión.

Partiendo de la premisa de que los intereses económicos prevalecen sobre el interés social, los derechos humanos, las leyes y los fallos judiciales, creemos que resulta imprescindible que las comunidades se encuentren preparadas en tres áreas fundamentales. Primero, que conozcan la forma de operación de las empresas, es decir, cuáles son sus incentivos, su dinámica y su lógica operativa. En concreto, entender cómo deciden si invertir o no en un determinado lugar, con qué alcance y bajo qué condiciones. En ese sentido, resulta esencial una comprensión del concepto de “riesgo” tal como es entendido por las empresas. En segundo lugar, resulta esencial que las comunidades puedan evaluar y determinar con claridad cuál es, o podría ser, el impacto sobre los derechos humanos de un determinado proyecto. El marco normativo de los derechos humanos impone una serie de obligaciones a los Estados y a las empresas; es de vital importancia conocer dicho marco para utilizar los mecanismos de protección existentes. Por último, es clave que las comunidades se encuentren organizadas. La experiencia ha demostrado que las comunidades bien articuladas y cohesionadas tienen mucho mayor potencial para proteger y exigir sus derechos.

PODER propone precisamente una herramienta que sea útil para analizar y comprender tanto la lógica empresarial como el impacto en derechos humanos, contribuyendo a la vez a fortalecer las capacidades organizativas de las comunidades. Si bien es cierto que actualmente existen herramientas de evaluación de impacto en derechos humanos, hemos observado que ninguna reúne los tres elementos mencionados anteriormente.